Música, Arena, Luz… y Naturaleza,
mucha naturaleza para esta preciosa boda en nuestra finca. 

Lolo y Marina se conocieron hace 9 años en un casting para un musical y llevan juntos 7.
Lolo era uno de los integrantes de la Asociación Musicales 3C de Tres Cantos y realizaba un casting al que Marina se presentó y para el que fue seleccionada. Ambos nos cuentan que lo suyo no fue un amor a primera vista, pero ahí comenzó una amistad que un par de años más tarde se convirtió en una gran historia de amor.

Hoy queremos mostraros su espectacular boda en Hacienda Jacaranda.

Marina y Lolo celebraron la ceremonia y banquete en Hacienda Jacaranda junto a sus familias y amigos.

Varios amigos ya les habían hablado de nuestra finca porque habían estado en otras bodas aquí y supieron que sería perfecta para ellos. Cuando vinieron a visitarnos por primera vez lo tuvieron claro:

No tuvimos ninguna duda en cuanto la vimos. Sentimos que era perfecta para nosotros. Los exteriores con la naturaleza de protagonista, todo muy bien cuidado y decorado con mucho gusto. Nos encantó la zona del cóctel, la de la ceremonia civil y para el salón no hay palabras… ¡Espectacular! La cercanía y confianza que nos mostró Álvaro en la primera visita nos gustó mucho y se notaba la experiencia de todo el personal que había detrás.  

La ceremonia civil se celebró en exterior. Hizo un día espectacular.

Marina se enamoró de la zona de la ceremonia exterior, pero verla decorada la emocionó muchísimo. Los oficiantes fueron dos amigos suyos y su hermana Carolina cantó en su entrada. Uno de los momentos más especiales de la velada.

Querían una ceremonia civil «a su manera» y a nosotros nos encantó la idea. Se casaron una semana antes en el juzgado de paz de Tres Cantos pero quisieron hacer una ceremonia aquí en Hacienda Jacaranda.

La ceremonia estuvo basada en el ritual de la arena, la luz y la naturaleza.

 

Llegó el momento del cóctel, que encantó a todos los invitados, donde servimos:

Patatas revolconas
Pulpo con patata y aceite de trufa
Crema de pepino y menta
Croquetas de carabineros
Muslitos y pechuguitas de codorniz con salsa de soja
Crudités de verduras, hummus, tzatziki y crema agria
Crujiente de steak tartar
Brandada de bacalao con naranja y aguacate
Gyoza de pato con salsa Teriyaki
Bao de langostinos con curry verde
Albóndigas con trufa y shitake

 

Y pasaron a descubrir el salón principal. Todos quedaron asombrados de la decoración, la gran escalera, la decoración de las mesas, la mesa nupcial y el precioso jardín vertical tras ella. «Parecía un cuento de hadas», nos comentaba Marina.

En Hacienda Jacaranda, lo importante sois vosotros y vuestro día, por lo que nuestros salones se adaptan a vuestro tipo de evento, tanto si los invitados son numerosos, como si prefieres una boda más íntima, queremos que os sintáis siempre cómodos y arropados por los vuestros.

 

 

Y comenzaron las sorpresas:

Como Lolo y yo nos conocimos en el mundillo musical, preparamos una sorpresa a nuestros invitados, de forma que nuestra entrada al salón fue cantando una versión adaptada de una canción de la película “El Gran Showman”. Por suerte la copa de vino que me había tomado antes me hizo efecto y los nervios se fueron en un momento. Carlos, el técnico, nos ayudó mucho con la parte técnica.

 

Una de las entradas más emotivas que recordamos en Hacienda Jacaranda, sin duda.

Para la cena:

Tartar de salmón con huevas de trufa y hummus de remolacha
Sorbete de limón
Solomillo de buey con falso risotto trufado y uvas al moscatel
Texturas de chocolate con sopa de chocolate blanco

 

Para los invitados, regalaron un lazo naranja con tarjeta, un regalo solidario de la fundación Josep Carreras contra la leucemia y una foto en la que salían junto al invitado más una dedicatoria personalizada para cada uno.

 

Otro de los grandes momentos musicales de la noche lo vivimos de mano de los amigos del grupo musical donde se conocieron. Prepararon una sorpresa y cantaron y bailaron la canción con la que Lolo pidió matrimonio a Marina y la primera canción que grabaron juntos: “Quiero vivir la vida amándote” de la BSO La máscara del zorro.

La puesta en escena con la gran escalera fue espectacular.

 

 

Marina iba preciosa con un vestido de Pronovias y zapatos Menbur, y maquillada y peinada por Make Up Easy  y Lolo iba muy elegante con un traje de Roberto Vicentti, zapatos de Martinelli y reloj Jaguar.

El reportaje fotográfico y de vídeo corrió de la mano de Especial Fotógrafos, que nos han cedido las preciosas fotografías que ilustran el reportaje. 

 

Fue una recomendación de Hacienda Jacaranda y han superado con creces nuestras expectativas. Estuvimos muy cómodos desde el primer momento y el resultado nos parece espectacular. Nada como vivir el día de tu boda pero tener esos recuerdos en foto y vídeo de la forma que han sabido captar ellos…

Contrataron un Fotomatón, el otro gran protagonista de la noche, y la recena para recargar las pilas tras la fiesta.

 

Para la música de la barra libre, dejaron libertad a Carlos y se lo pasaron en grande. Hubo música de todo tipo y se notaban las ganas de celebrar por todo lo alto esa noche. Por supuesto hubo quien prefirió aprovechar nuestra zona exterior chill out para charlar y reponer fuerzas para continuar con la fiesta.

 

Una boda de ensueño para Marina y Lolo, y para todos los que pudimos compartirla con ellos y disfrutarla. 

Queremos aprovechar para compartir estas palabras que nos dijeron los novios unos días después del enlace, aún con la magia de todo lo vivido:

 

No hemos estado en ninguna boda con unas instalaciones tan bonitas y cuidadas como las de Hacienda Jacaranda. Es un sitio muy acogedor, íntimo y con unas vistas a la Pedriza preciosas. El acceso a la finca es lo que más nos preocupaba por los coches y autobuses. Es la única pega que pondríamos porque no es un acceso sencillo. Pero siendo conscientes de que la finca está integrada en un Parque protegido, se te olvida todo en cuanto pasas el umbral del portón de Hacienda Jacaranda. Cada rincón verde y colorido, sus fuentes, cascadas, los caminos de piedra. Todo en un perfecto equilibrio. Y ver esa escalera que baja al salón (digna de un musical) con ese toque rústico que le caracteriza al salón y ese jardín vertical al fondo… Realmente impresiona.

 

Gracias por dejarnos formar parte de vuestro día más especial.

 

 

Si tú también quieres vivir tu boda de cuento con nosotros, ven a conocer nuestra finca y enamórate de ella, en Hacienda Jacaranda estaremos esperándote con los brazos abiertos.