Celebración de bodas en fechas irrepetibles: 12 del 12 del 2012

Lavanguardia.com, 11/12/2012.- «Profecía real o invento de oportunistas, el 2012 ha sido un año marcado por las predicciones del calendario maya que amenazaban con el apocalipsis, para el que se barajan diferentes teorías que van desde el impacto de un gran asteroide contra la Tierra hasta que la desviación del eje del planeta por alinearse con el Sol y el centro de la Vía Láctea.

 

bodas en madrid, finca de bodas(…) Unos se preparan para el fin del mundo, y el apocalipsis, mientras otros deciden que el 12 del 12 del 12 –fecha peculiar que no se volverá a dar hasta dentro de 89 años, el 1 del 1 del 2101- es el mejor día para contraer matrimonio, ya que otra de las interpretaciones de la profecía maya considera que diciembre de 2012 marcará el final de una era y el inicio de otra: es tiempo de renovación, renacimiento, y nuevos comienzos.

 

Solo en Estados Unidos se celebrarán 7500 bodas, una cifra asombrosa al compararla con las 1400 parejas que se casaron el 12 de diciembre de 2011. Las bodas también se disparan este miércoles en Hong Kong y Singapur, donde el 12 del 12 del 12 es considerado por los oráculos chinos del Feng Shui como un día de suerte.

 

En Hong Kong las licencias de matrimonio se han cuadruplicado al alcanzar las 696 solicitudes, según ha indicado un portavoz de la administración del territorio chino. En Singapur, la cifra se ha multiplicado por ocho: 540 parejas se darán el ‘sí quiero’, según el sitio oficial del registro de bodas.

 

Las empresas que se dedican a organizar eventos como bodas son los más beneficiados. Una de estas empresas ha organizado para el mes de diciembre bodas masivas en Belice, en las que las parejas se casarán de doce en doce y podrán escoger ofertas cuyos precios varían en función de los invitados y van desde los 7.500 dólares hasta alcanzar los 24.000.

 

Los motivos con los que la empresa anima a sus clientes a escoger alguna de sus ofertas son que este fenómeno se producirá solo una vez en este siglo, que al ser fuera de temporada la boda es más barata y una última razón bien simple: la fecha es tan fácil que ninguno de los dos olvidará sus aniversarios (…)».